Algo que es efímero, pasa rápido, como la alegría como la tristeza o la vida o la muerte. Instantes del tiempo que se fugan de las manos, esto, a lo que me dedico, la danza, el teatro, la escena,  dura lo que un paso de nube. Los procesos son los que perduran. El instante en escena es impredecible, por más ensayos, por más preparación, ese instante con el público es irrepetible, es único, es variable, es extenso y al mismo tiempo corto e intangible, tal vez por ello cada vez después de dar función me atraviesan la alegría inmensa y la tristeza infinita en el mismo momento, como la vida, como la muerte.  

        - Sandra Milena